Coagulantes

La coagulación se refiere al proceso de desestabilización de las partículas suspendidas. Dichas partículas mantienen un equilibrio de fuerzas de repulsión y atracción entre ellas. Al romper dicho equilibrio las partículas coloidales pueden acercarse entre sí para formar coágulos. La dosis del coagulante también es un factor a tener en cuenta, ya que si se sobredosifica en exceso, aparece el fenómeno de la reestabilización de la partícula coloidal, debido a la sobresaturación de la carga superficial de la partícula, lo cual dificulta los aglomerados y la formación de flocs.

Contamos con una amplia gama de coagulantes orgánicos basados en diferentes químicos tales como poliaminas, polidadmacs y mezclas. Se pueden usar solos o en combinación con coagulantes inorgánicos base aluminio, generando una reducción de consumo de un 30 % a 60 % y disminuyendo dramáticamente los tiempos de coagulación, lo cual baja el costo de tratamiento y merma el volumen de residuos tratados y su gasto de disposición.

Floculantes

La floculación es el proceso por el cual partículas coloidales desestabilizadas (o las partículas formadas durante la coagulación) se aglutinan para luego ser separadas eficientemente del medio acuoso.

Los floculantes aclaran el agua combinándose con sólidos suspendidos, permitiendo así que estas partículas sean separadas del agua rápida y fácilmente.

Los floculantes están basados en copolímeros de poliacrilamida que proveen un completo rango de ionicidades y pesos moleculares necesarios para lograr un rendimiento óptimo en cada aplicación.

Ofrecemos polímeros sólidos, líquidos y en emulsión.